La contaminación Acústica

contaminacion-acustica

¿Qué es?

La contaminación acústica se produce cuando el exceso de sonido no controlado altera las condiciones normales del ambiente en una zona, causando daños en la calidad de vida.

Sus causas se deben a las relacionadas con las actividades humanas como la construcción de edificios, el transporte, las industrias entre otros.

Efectos auditivos en la salud.

  • Desplazamiento temporal del umbral de audición.

Consiste en una elevación del umbral, producida por la presencia de ruido. Siempre y cuando no se repita la exposición del mismo, existe una total recuperación. Esta elevación causa dilatación de pupilas, fatiga o dolor de cabeza.

  • Desplazamiento permanente del umbral de audición.

Cuando alguien se somete durante largos periodos a una exposición al ruido, la recuperación se vuelve más lenta, llegando a la perdidas de la sensibilidad auditiva y sordera.

  • Interferencia en la comunicación oral.

Puede producir accidentes causados por la incapacidad de oír llamados de advertencia. En las escuelas y hogares, la interferencia en la conversación es una fuente de molestias. La voz humana produce un rango de 100 a 10.000 Hz, sin embargo la información verbal se encuentra en el rango de los 200 a 6000 Hz.

Efectos no auditivos.

  • Efectos psicopatologicos.

Dilatación de las pupilas y parpadeo acelerado, aumento de la presión arterial y dolor de cabeza, aceleración del pulso, tensión en los músculos y agitación respiratoria.

  • Efectos psicológicos.

Estrés, insomnio, irritabilidad, histeria y neurosis y aislamiento laboral.

Efectos sobre el sueño.

Todos sabemos que el ruido nos produce dificultades a la hora de conciliar el sueño, ya que dormir es una actividad que ocupa un tercio de nuestras vidas.

Los sonidos aproximadamente de 60 dBa, reducen la profundidad del sueño, las cuales podemos despertar, dependiendo de la fase del sueño.

En España, el ruido en las ciudades suele tratarse como un problema político, señalando las actividades de ocio como conciertos, botellones y música callejera.

Sin embargo, hay otros elementos que generan mucho más ruido que los bares o locales, como son los coches y motocicletas causando el 47% del ruido.

Soluciones.

-Materiales absorbentes.

Se ubican en lugares estratégicos, eliminado aquellos componentes de ruido que no queremos escuchar.

La función de estos materiales es atrapar las ondas sonoras, transformando la energía aerodinámica en calor.

-Barreras acústicas.

Evitan la transmisión de ruido de un lado a otro de su cuerpo físico.

Es una especie de cortina transparente de vinilo o poliuretano de célula abierta, o podemos utilizar paneles metálicos con altos indices de aborcion.

-Aislamientos.

Su función es disipar la energía mecánica asociada con las vibraciones. En la actualidad muchos fabricantes de maquinaria ruidosa han optado medidas de este tipo.

EL ESTUDIO ACÚSTICO

Estudio acustico

 

 

Para realizar un análisis en el que valoramos la propagación del sonido, es necesario que realicemos un estudio dependiendo de donde se produzca esta propagación.

Podemos encontrar esta calidad sonora en diferentes espacios como; teatros, auditorios, discotecas, o en el ambiente exterior como una autovía o linea de ferrocarril.

No todos los estudios acústicos son iguales, por ello, debemos conocer lo que la legislación exige, los procedimientos o herramientas, y las soluciones que aseguren el cumplimiento legal o las necesidades de nuestro cliente.

Según el articulo 42 del Decreto 6/2012 cualquier instalación productora de ruido, que genere niveles de presión iguales o superiores a 70 dBA, requiere para su licencia un estudio acústico.

Por ello, es buena idea realizar este estudio para determinar si una actividad requiere o no de un estudio acústico.

¿Quién puede realizar este Estudio Acústico?

Para realizar las mediciones acústicas, se debe de contratar a un personal técnico profesional y competente que forme parte de un Laboratorio de Control de Calidad en la Edificación con la norma UNE- EN ISO 17025:2005 además de poseer una titulación académica como arquitectura, arquitectura técnica, ingeniería técnica, o master en ingeniería acústica, y que haya trabajado en el campo de la contaminación acústica, realizando un mínimo de 20 estudios.

Podemos distinguir varios tipos de estudios acústicos; acondicionamiento, aislamiento y ambientales.

Acondicionamiento

Con el estudio del acondicionamiento acústico, conseguimos una sensación positiva en la estancia, considerando la absorción de los recubrimientos interiores del recinto y de la sala.

La mejor manera de comprobar el comportamiento acústico es mediante programas de acústica arquitectónica, ya que podemos valorar y combinar distintos materiales para llegar a un compromiso entre funcionalidad y estética.

Aislamiento

Esta característica se centró en evitar o minimizar la trasmisión de sonido al exterior o recinto cercano.

Un claro ejemplo seria los bares, discotecas o supermercados, que deben de cumplir con el aislamiento acústico exigido por la legislación local o autonómica.

En casos como cines, auditorios, o teatros, se combina este estudio con el acondicionamiento acústico, para una experiencia auditiva satisfactoria.

Ambientales

Estos sonidos se propagan en el medio ambiente, representados por mapas de ruido con colores y complementados con mediciones acústicas.

Se distinguen dos tipos:

Proyectos de infraestructuras:

Vías de ferrocarril, metro, aeropuerto o carretera. Se realiza un estudio en el que comprueba el ruido que produciría en zonas habitadas y plantear medidas como barreras acústicas o silenciadores.

Proyectos de urbanización:

Se exigen a los nuevos desarrollos urbanísticos para valorar el nivel de ruido que percibirían en los edificios de forma previa.

En Tacer soluciones, nos comprometemos con el medio ambiente, especializándonos en la asistencia y consultoría, desarrollando así, actividades y proyectos como los estudios acústicos.

El daño en el Hogar: Las Tasaciones

A la hora de contratar un seguro de hogar, lo primordial, y lo que esperamos es no reclamar la indemnización por daños.

Solemos informarnos sobre las coberturas y la forma más cómoda para pagar las primas, aunque olvidamos los pasos para solicitar la indemnización.

Esta indemnización no comienza después de que haya ocurrido el siniestro, sino antes.

Cuando contratamos un seguro de hogar, no solo vale declarar los metros cuadrados de la casa, además se deberá declarar todos los objetos de valor que se encuentren en ella, ya que de esta forma, la compañía de seguro podrá realizar una idea de la cantidad de dinero a desembolsar.

Una vez ocurre el siniestro, la aseguradora enviará un perito, el cúal valorará la magnitud de los daños, como una rotura de las ventanas, substracción de muebles o problemas estructurales.

Esto se denomina tasación e influye a los costos de la mano de obra que intervendrá para solucionar los daños, como los albañiles o electricistas.

La ley prevé que la indemnización del seguro sea entregada en un plazo no superior a los tres meses desde que se informó del siniestro.

Esta suma final de la indemnización normalmente está presente en el contrato, es decir, que la aseguradora no sobrepasará la cantidad acordada en común.

El seguro de hogar no constituirá una forma de enriquecimiento para el propietario.

En caso de que solo se haya asegurado solo el contenido, renunciado a la revalorización automática del capital, la tasación se realizará teniendo en cuenta el valor real de los objetos.

Por lo que el seguro no repondrá los muebles o electrodomésticos al valor de nuevo ni de su costo real en el mercado.

¿Cómo actuar en caso de siniestro?

Se debe comunicar lo antes posible a la compañía de seguro, con un máximo de 7 días del acontecimiento del siniestro, pudiéndose hacer telefónicamente y posteriormente por escrito.

Si se trata de un robo o hurto, se deberá presentar denuncia.

La compañía enviará un perito y se compararán los informes, realizando un acta con las causas del siniestro, valoración de daños y todo lo que pueda influir en la determinación de la indemnización.

Formación de Eficiencia Energética

Desde el centro de formación online del Grupo San Valero, se pone a disposición el aprendizaje de las técnicas del sector de la eficiencia energética.

Este curso totalmente online con una duración de 450 horas, pone en conocimiento a sus alumnos sobre las directrices para la realización de auditorias, inspecciones y verificaciones energéticas para optimizar una certificación energética ya existente.

Además se interpretará el Código Técnico de la Edificación en lo que se refiere a sistemas e instalaciones más eficientes, realizando el cálculo para conocer la demanda energética de un edificio, así como el estado actual de los mercados de la energía en España para estudiar una mejora en la facturación eléctrica de una empresa o particular.

Se conocerán las nuevas tecnologías y el equipo disponible comercialmente para mejorar la eficiencia energética en estos sistemas así como la aportación de medidas eficaces para la gestión, implantación y diseño de las instalaciones de energías alternativas.

Este programa contará con los aspectos y conceptos generales de la cogeneración eléctrica, el ahorro y eficiencia energética y los mercados energéticos y generación distribuida.

Para ello, es imprescindible una comprensión de los principales mercados energéticos de la actualidad, de esta forma se podrá plantear soluciones para aumentar la eficiencia.

Al finalizar el estudio, el alumno podrá conocer las herramientas más importantes para la eficiencia energética, así como las posibilidades de integración de energías renovables para optimizar los consumos en el entorno industrial como residencial y obtendrá el titulo universitario propio expedido directamente por la Universidad Católica de Ávila, con 10 créditos europeos ECTS.

Las salidas profesionales que te ofrecen este curso, pueden ser como colaborador interno o externo en diseño bioclimático y estrategias pasivas, proyectista en un estudio de arquitectura especializado en edificación sostenible, o técnico de empresas de servicios energéticos.

Para conocer más sobre el curso, te puedes informar a través de la web de seas.es

Como ahorrar en casa - Consejos útiles para ahorrar en casa

COMO AHORRAR EN CASA.

Seguramente, alguna vez nos hayamos llevado un susto al leer el recibo de nuestra factura de la luz.

Puede que estés intentando apagar todas las luces, o desenchufando todo al irte a dormir, sin embargo, puedes estar haciendo algo mal, dejando enchufado algún electrodoméstico que gaste excesivamente.

Por ello, es que te vamos a dar consejos para que te asegures de que la próxima factura, no te coja por sorpresa.

Aire acondicionado:

- Plantéate si realmente lo necesitas, ya que existen alternativas mucho más ecológicas y baratas como los toldos o ventiladores.

- En horas de máximo calor, cierra las ventanas y baja las persianas, esperando a abrirlas cuando refresque.

  • Si tienes aire acondicionado, colócalo en una parte sombrada, ya que al sol consume mas energía.

  • Mantén los filtros del aire limpios y no los uses con las ventanas abiertas.

Luces:

    • Mantén las bombillas, tubos fluorescentes y reflectantes limpios.

    • Sustituye las bombillas por unas de bajo consumo, ya que consumen hasta un 80% menos y duran 8 veces más.

    • Aprovecha al máximo la luz del día.

    • Utiliza las luces próximas (lamparitas de sobremesa o apliques) para leer o trabajar.

    • Los tubos fluorescentes consumen mucho menos que las bombillas tradicionales.

Agua Caliente:

    • Regula en calentador a la temperatura de 40º y enfríala mezclandola.

Cocina:

    • No uses el horno para cocinar pequeños alimentos, recalentar o descongelar.

    • Una buena alternativa es el gas natural o butano.

    • No abras la puerta del horno si no es imprescindible.

    • Si cocinas con olla a presión y poca agua, ahorras hasta el 50% de energía.

    • Tapando las ollas, cazuelas o sartenes, ahorraremos un 25% de energía.

Nevera:

    • Descongela el alimento cuando la capa de hielo supere los 5 mm.

    • Enfría los alimentos completamente antes de meterlos en la nevera.

    • Deja una distancia mínima entre la nevera y la pared.

    • Si descongelas los alimentos en la nevera aprovechamos la energía que se ha utilizado para congelarlos.

    • Aleja la nevera de las fuentes de calor.

Lavadora:

    • Lava en frio o baja temperatura y utiliza preferentemente ciclos de lavado a 30º o 40º evitando de 90º.

    • Llena totalmente la lavadora y emplea programas económicos.

    • Limita el prelavado a las prendas demasiado sucias.

    • Limpia los filtros para un optimo rendimiento y un menor consumo.

    • Utiliza la dosis de detergente que recomiende el fabricante.

Lavavajillas:

    • Elige el programa más económico.

    • Evita aclarar los platos antes de ponerlos en el lavaplatos.

    • Utiliza detergentes ecológicos.

En los electrodomésticos debe aparecer el etiquetado energético, el cual informa al usuario sobre el consumo de energía y otros datos complementarios como; el ruido, la eficacia del secado, el ciclo de vida, etc.

El grado de eficiencia energética se distribuye en 7 letras de la A a la G, siendo la A la de máxima eficiencia y de bajo consumo de energía, mientras la F y la G son de alto consumo.

Podremos encontrar estas etiquetas en aparatos eléctricos como frigoríficos, lavadoras, secadoras, lavavajillas, e incluso lamparas.

Electrónica:

    • Utiliza los sistemas de ahorro de energía en los ordenadores y móviles.

    • El monitor, cuanto más grande, más consume. El salva pantallas ahorra más si lo pones en modo black screen o pantalla en negro, dejando un tiempo de diez minutos para que entre en funcionamiento.

    • Apaga los aparatos que queden conectados permanentemente a la red (como un router).

Calefacción:

    • No abras las ventanas si tienes la calefacción encendida.

    • Revisa periódicamente el estado de la caldera.

    • No tapes las fuentes de calor con muebles, tela o elementos similares.

    • Usa entre 10 y 15 minutos para ventilar la casa.

    • Apaga completamente la calefacción si tu casa va a estar vacía.

    • Regúlalo en una temperatura no más de 20º en invierno.